Bailar tiene sus beneficios

Este domingo 25 de marzo fuimos a ver la eliminatoria del Salsa Open en Capital Federal desarrollada en Saoco, y estuvimos charlando con los participantes de la competencia.

Una sorpresa fue encontrar a las nuevas generaciones de bailarines, como Laura Castillo de apenas 10 años, compitiendo en la categoría junior junto a su mama Betina que vinieron de la localidad de Monte Grande para participar en su primera gran competencia, además los acompaño sus profesores María Belén Romero y David Gambeta que hicieron el aguante y alentaron en toda la competencia. También pudimos conversar con Adriana del Valle Ruiz y su esposo que acompañaron a su hijo,  Nahuel Álvarez de apenas 13 años que compitió en la categoría solistas infantiles y en pareja junto a Abigail Usinger de 13 años, que obtuvieron el primer puesto en ambas categorías y fueron los protagonistas porque hacía muy poco que se habían bajado del avión, regresando de Panamá donde participaron en el Congreso internacional Panamá SalsaFest 2018 donde obtuvieron el primer puesto en pareja amateur, siendo un gran logro ya que fueron con la intención de competir en la categoría infantiles y al no haber participantes le dieron la oportunidad de competir en la categoría adulto amateur y en la categoría solista junior Nahuel obtuve el segundo lugar.. una gran performance por ser la primera vez en un escenario internacional con participantes de diferentes países.

Ver bailar a chicos tan jóvenes y con tanta pasión y que sus familiares puedan verlos en el escenario, actuando con tanto profesionalismo, me surge la pregunta ¿Cuántos beneficios tiene el baile? No solamente se beneficia el que practica el baile sino también a los que lo rodean, principalmente los familiares y amigos.

En el caso de la persona que practica el baile podríamos tener unas innumerables cantidades de adjetivos, desde la actividad de hecho de estimar el cuerpo y la mente hasta convertir a las personas en seres diferentes.

Por lo tanto, bailar no es simplemente una disciplina deportiva, sino un instrumento de expresión global de la persona, capaz de garantizar un equilibrio psicofísico óptimo. Obviamente hay muchos tipos de baile, salsa, tango, moderno, clásico, etc., ¡cada uno de los cuales contribuye de una manera diferente a mantenerse activo y siempre en forma!Los beneficios físicos
En general, la práctica de bailar para adultos, independientemente del tipo elegido, proporciona diversos beneficios físicos: ayuda a quemar calorías, asegura un buen tono muscular, desarrolla la coordinación, la gracia y la postura, estimula la frecuencia cardíaca, el metabolismo de lípidos, la circulación periférica y mejora nuestra piel como una crema regeneradora. Algunas técnicas, como la danza clásica y la danza moderna, se practican ya que los jóvenes tienen más ventajas: no solo tonicidad y desarrollo muscular armónico, sino también una mejora notable en la movilidad articular, de la que depende la elasticidad general del cuerpo. La danza del vientre, también ideal para futuras mamá, por otro lado ayudaría a mejorar el tránsito intestinal, aliviar el dolor menstrual y los de la columna vertebral. No solo eso, cualquier tipo de baile, incluso las disciplinas más recientes, como body pump, ejercicios grupales con múltiples beneficios, ayudan a estimular los músculos usualmente en reposo en la vida cotidiana, manteniendo todas las articulaciones en ejercicio y manteniéndonos siempre jóvenes y activos. En resumen, bailar es un verdadero remedio integral.

Beneficios psicológicos
Bailar es una actividad exquisitamente humana, practicada desde la antigüedad. Siempre ha representado un vínculo de agregación entre personas, un momento de comunión durante el cual dejarse llevar sin frenos racionales. A partir de esto, es evidente su relevancia no solo a nivel físico, sino sobre todo a nivel psicológico.

Los beneficios mentales son, de hecho, múltiples, en primer lugar, su poder estimulante, que aumenta el nivel de endorfinas en la sangre, ayuda a restablecer el buen humor. Sigue una liberación de tensiones, lo que nos permite superar la timidez, haciéndonos más sociables y menos inhibidos. Además, al practicar el baile de manera constante, se adquiere una mayor conciencia corporal, que nos permite sentirnos mejor y a gusto en cualquier situación.

A seguir bailando…

Fuente del artículo: Pourfemme.it
Autor: Sergio L. Garro @slgarro